Las relaciones sexuales en tiempos de Coronavirus y la prevención de la autopuesta en peligro

La crisis sanitaria que sigue golpeando a nuestro país generó una transformación en nuestras relaciones interpersonales debido a que nos enfrentamos a un enemigo altamente agresivo y contagioso que sigue amenazando a la humanidad, por ello es que desde que se iniciara la cuarentena se dispuso el distanciamiento social entre personas como una medida urgente para evitar la propagación del coronavirus, dado que las aglomeraciones o concentraciones de gente facilitan el contagio con dicha enfermedad.

Esta nueva forma de vida nos obliga a mantenernos alerta y a no bajar la guardia si queremos vencer al enemigo, para lo cual hemos variado nuestro aspecto e indumentaria personal, muy distante de los trajes formales que utilizábamos antes de la pandemia, tratando en lo posible de protegernos convenientemente de un virus que busca superficies mucosas en vías aéreas como la tráquea, pulmón, nariz, garganta u ojos, por donde se introduce invadiendo nuestro organismo, de allí la necesidad de utilizar de manera obligatoria la mascarilla y el protector facial, evitando de este modo el intercambio de gotículas que se transmiten al momento de toser, estornudar, hablar o respirar.

Asumimos entonces que esta guerra virulenta que seguimos librando ha dado paso a una nueva generación de sexualidad diferente entre las parejas, principalmente entre los jóvenes, quienes en medio del confinamiento buscan mantener contacto interpersonal de seducción, pasión, conexión y descarga sexual con su pareja u otra persona, hecho que no debería preocuparnos si es que se tomaran las precauciones para evitar que el virus  toque nuestras puertas, sin embargo, consideramos que en la mayoría de encuentros sexuales durante la intimidad las mascarillas podrían salir sobrando, dado que difícilmente seguirán utilizándose una vez que se tenga en frente a la pareja.

Al encontraros en la etapa de contagios comunitarios y de rebrote de esta terrible enfermedad todos podríamos ser potencialmente portadores del COVID 19, a pesar de ello, no se toma conciencia del peligro al que nos exponemos al momento de interrelacionarnos con personas que no viven con nosotros, a quienes consideramos “de confianza”, sin reparar que podrían ser portadores del COVID 19. Dentro de este grupo de personas se encuentran los amigos, familiares y las parejas sentimentales u ocasionales, quienes al no vivir bajo el mismo techo podrían haberse contagiado en otro lugar y sin querer diseminan el virus.

Si bien es cierto hasta la fecha no se ha encontrado el virus alojado en los fluidos vaginales o muestras de semen de personas contagiadas con el COVID 19, sin embargo, las prácticas sexuales entre parejas, sin protección alguna, implica tener que desconocer la norma de distanciamiento social tan recomendable en estos tiempos generándose así el riesgo permanente de contagio mediante el intercambio de besos (secreciones salivales), hablando, respirando cerca, estornudando (secreciones nasales) o durmiendo con una persona. De este modo, incumplimos el deber de autoprotección, dado que a toda persona no solo se le exige que se conduzca y organice de tal modo que no lesiones o ponga en peligro los bienes jurídicos ajenos, sino también los propios, de lo contrario, la propia víctima con su comportamiento da la razón para que la consecuencia lesiva le sea imputada (JAKOBS, Gunther. La imputación objetiva en el Derecho Penal . (trad. Cancio Meliá. Lima, Grijley, 1998, pag. 33). Al respeto, el Profesor Hurtado Pozo, considera que la autopuesa en peligro excluye la tipicidad de la conducta: “si la misma persona se coloca en una situación de peligro, no se puede tratar de imputar el resultado que se produce a tercero que lo originó o lo hizo posible. Debido a que la puesta en peligro voluntaria de sí mismo no es penalmente relevante, la injerencia del tercero no concierne al derecho penal(HURTADO POZO, José. Manual de Derecho Penal. Parte General I. Lima, Grikley, 2005, 3° ed., pag. 439.)

Para prevenir esta modalidad de contagio, el Urólogo español Francois Peinado aconseja tomar muchas precauciones en esta etapa donde aún manda el coronavirus. Entre ellas se mencionan: evitar besarse, usar siempre preservativo, bañarse y lavarse las manos antes y después de toda relación, utilizar posturas que minimicen la transmisión aérea, y evitar contacto sexual con personas ajenas al conocimiento diario.

Al respecto, la Psicologa Rossina Guerrero considera que la sexualidad es un hecho presente en esta pandemia y sus componentes de placer y consentimiento deberían coexistir con medidas previas a la pandemia y a otras nueva, tales como evitar relaciones sexuales con personas que tengan síntomas, usar preservativos o protectores orales, usar mascarilla durante la actividad sexual, lavarse las manos antes y después de la actividad sexual, lavar los juguetes sexuales, antes y después de usarlos e interactuar de manera segura en entornos digitales.

La sexóloga Carmela Cobbo recordó que hay otras formas de expresar el erotismo como el sextin, video llamadas, la lectura erótica y la masturbación, que no disemina el COVID 19. Sugiere no descuidar la práctica sexual por los beneficios para la salud física y mental, porque fortalece el sistema inmunológico, disminuye la presión arterial, relaja, facilita el sueño y es potente analgésico. Refiere que es momento de reinventarse y echar mano a otras opciones.

Al respecto, la Psicóloga Tania Villar Narro, refiere que si vamos a hablar de relaciones íntimas de pareja en tiempos de pandemia, debemos de diferenciar el sexo presencial con la pareja que se encuentra compartiendo el mismo espacio físico, el sexo de parejas que se encuentran en espacios físicos diferentes y el sexo en personas que se encuentran sin pareja.

Los expertos en análisis de sexo en cuarentena afirman que se está practicando el erotismo a través del sextin, el chat hot, el sex cam, como los más comunes y esto es una realidad concreta en la actualidad. Agrega que como alternativa para evitar contagios, no hay mayor ejercicio de autoestima de seguridad, que jugar con las luces, la mente y la fantasía como nuestro mejor aliado ya que no hay una sola forma de hacerlo. Si la forma no es textear, se puede enviar audios, emoticón, fotos y videos, siendo una alternativa la auto exploración, que puede realizarse a través de la literatura, reconocimiento de zonas erógenas, o la masturbación etc, tratando de superar el miedo de fantasear, inclusive si lo hacemos en acuerdo con nuestra pareja, asumiendo así que el aumento de la connotación erótica es perfectamente normal y libre de culpa.

Consideramos entonces que para no exponernos a peligro al momento de relacionarnos íntimamente con nuestras parejas se debe actuar con mucha cautela, evitando situaciones riesgosas que afecten nuestra salud mediante el contagiarnos de enfermedades, debido a la inobservancia de las medidas de protección personal que deben cumplirse, para ello, deben tomarse en cuenta las recomendaciones que se han propuesto en el presente artículo, toda vez que si bien es cierto somos libres de decidir con quien nos relacionamos sexualmente, no obstante ello, debemos hacerlo con mucha responsabilidad, de lo contrario, podríamos afectar nuestra propia salud e integridad física debido a un accionar negligente de nuestra parte, a través de la creación de un riesgo no permitido traducido en un resultado perjudicial (contagio del Coronavirus) que no será imputable a la persona que nos contagia, salvo que a sabiendas que es portador de dicha enfermedad tenga contacto con su pareja, supuesto en el cual, incurriría en el delito contra la Salud Pública en la modalidad de Propagación de Enfermedades Peligrosas o Contagiosas, previsto en el artículo 289° del Código Penal que tipifica dicho delito en los siguientes términos: “El que, a sabiendas, propaga una enfermedad peligrosa o contagiosa para la salud de las personas será reprimido con pena privativa de la libertad no menor de tres ni mayor de diez años. Si resultan lesiones graves o muerte y el agente pudo prever estos resultados, la pena será no menor de diez ni mayor de veinte años”.



Avatar

Portal web cajamarquino de investigación, libre, profesional, ético y respetuoso de las libertades y derechos humanos. Transparencia y apertura total a la información.