Julón, la mujer que camina imparable desde los campos hasta el Congreso

Se ha centrado en recorrer las zonas donde otros candidatos no llegan.

Son las 4.30 de la mañana del sábado 27 de marzo, y Edhit Julón ya está en pie, despertando a sus compañeros de campaña para iniciar el día bendiciendo a Dios y marcando la ruta de lo que será su paso por Samangay.

Toma su desayuno, e inmediatamente en la puerta de donde se hospeda. La esperan al menos 50 personas con banderolas, carteles, y vitoreando su nombre.

Mientras avanza por las calles principales, la gente se le va uniendo, hasta que forman un grupo de personas que desde las alturas de los cerros se ven en un mar azul y blanco, que se distingue del verdor del campo.

Edhit no lo puede creer. Es demasiado el cariño que la gente le muestra, pero sabe que son esas personas por las que tiene que luchar.

“El respaldo a mi candidatura es a diario, a cada hora. No sé qué hice para merecerlo, pero sí sé cuál será la forma de pagárselos”, cuenta ilusionada la candidata apepista.

Julón asegura que, de llegar al Congreso retribuirá la confianza de la gente que cree en ella, con leyes que los beneficien. De la misma forma, asegura que fiscalizará a cada una de sus autoridades regionales y locales para que el dinero llegue a su destino, y no se pierda en bolsillo de algún inescrupuloso.  

Ya un poco agitada, pero sin perder el paso, Edhit, en voz baja, mientras en sus mejillas se le forma poco a poco una sonrisa, sostiene que “cada persona que está en su delante, cargando una bandera, o en su costado con un cartel, es un sueño; el sueño de un peruano al que le urge un cambio”.



Avatar

Portal web cajamarquino de investigación, libre, profesional, ético y respetuoso de las libertades y derechos humanos. Transparencia y apertura total a la información.