Chiclayo y Trujillo movilizan sus tropas ante declaraciones de El Mesías

Se prevé que en las próximas horas podría haber una escalada en el norte peruano.

En respuesta a las declaraciones de El Mesías, Chiclayo movió su infantería hasta Chepén, mientras que los trujillanos, desde el Porvenir, Río Seco, al mando del Coronel Elidio Espinoza, mueven sus tropas a la frontera con Cospán.

La gente desesperada corre buscando abastecerse de alimentos. Se habla de la llegada del apocalipsis en tiempo de El Mesías. Estas infortunadas declaraciones ya habrían cobrado la vida de varios cajamarquinos en Trujillo, tanto así que, el líder de Alianza Para el Progreso, César Acuña, pidió asilo en la embajada de Chota de esa ciudad y Freddy Chancafe, a la embajada de Motupe, en Cajamarca. 

Mientras tanto, desde la sede del GoRe, se informa que el nieto del Che Guevara se encuentra analizando la situación en la que ha metido, nuevamente, a los cajamarquinos por su deslenguada opinión. Los funcionarios “expertos” en hablar cojudeces han declarado en Facebook, con faltas orto-gráficas, que esto ya estaba escrito en la Biblia.

“Estas cosas están escritas, señor ‘periodista’, en el libro de los santos dice que luego de millones y millones revertidos, aparecerá un falso mesías y el santo demonio será liberado”, expresó a nuestro medio el gerente general, mientras corría a su casa a editar su comentario.

En un mensaje, transmitido vía redes sociales, El Mesías, conociendo que su gestión no puede comprar una pistola de agua sin que caiga otro Barberena, ha salido a comunicar que lo que dijo Diario Correo esta descontextualizado, ya que él es chiclayano y jamás atacaría a los chiclayanos, es más, los está contratando para que le ayuden a revertir más dinero a finales del 2020.

En todo caso, dijo El Mesías, “los reto a esos ciudadanos de clase inferior a que me demuestren si son cajamarquinos, sino, no ingresarán a la tierra prometida; cerraremos todas las fronteras y pediremos expulsión inmediata”.

Vientos de guerra soplan en Cajamarca… “¡Yo personalmente, voy a dispararle a ese empapelador de paredes hijo de perra de Correo! ¡Justo como le dispararía a una serpiente!”, expresó el general Guevara Patton, mientras planeaba el Día D y ordenaba que se opongan a una medida cautelar.