Ambulancia donde casi pierde la vida personal del Hospital Regional de Cajamarca no tenía SOAT

En el accidente estuvo un niño, su familiar, y 4 trabajadores del Hospital Regional de Cajamarca.

El 16 de julio de este año, cerca de las 6 de la mañana, una ambulancia del Hospital Regional de Cajamarca, de placa EUF 344, se despistó en el km. 142 de la Panamericana Norte.

Los 6 ocupantes, incluido el menor de edad que era trasladado a Lima para ser atendido de emergencia, fueron auxiliados por personal de la Policía Nacional del Perú, quienes rápidamente los trasladaron al hospital de Huacho.

Ese mismo día los funcionarios del Hospital Regional de Cajamarca, entre ellos la directora Doris Zelada, guardaron hermetismo acerca del accidente en sí y de los accidentados. Sin embargo, desde el interior de esa institución, trascendió que la ambulancia en la que se movilizaban los heridos, no contaba con Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito (SOAT). Y así fue.

El día de los hechos, Otra Prensa se comunicó con personal de la comisaría de Huaccho, quienes refirieron que al momento de ser ingresados al hospital de esa provincia, los accidentados, en los que estaban un médico, una enfermera, el chofer, su copiloto, y el menor de edad y su familiar acompañante, tuvieron que cancelar su derecho a ser atendidos, los medicamentos, los gastos de hospitalización, entre otros.

La versión que dio uno de los efectivos a nuestro portal de noticias, se refuerza hoy con el Informe 01-2020-HRDC/OSSGG, de fecha 24 de julio del presente, emitido por el encargado del área de Mecánica Automotriz, Juan Velásquez Jiménez, en el que pone en evidencia el descuido de los funcionarios del hospital al no tener activo el SOAT de la ambulancia accidentada.

“[…] hago de conocimiento que desconozco por qué no estuvo al día el SOAT de dicha ambulancia […]”, se lee en el informe del servidor público; además, Velázquez indica “que las funciones que se enmarcan en relación a la encargatura de mecánica automotriz”, no son de carácter administrativo, deslizando la responsabilidad a otra área, en la que se puede entender que el propio jefe de Servicios Generales, Hipólito Quiliche Huatay, tenía conocimiento de esta irregularidad.

“Tomando en cuenta que existe una jefatura de transporte, responsables de dichos trámites administrativos propios de las unidades, haciendo entrega a su despacho (jefatura de Servicios Generales) los reportes diarios que realizan los conductores […] nombre, hora de salida, consumo de combustible y fechas de vigencia y vencimiento de SOAT”, indica el remitente a Hipólito Quiliche.

En varios extractos del descargo de Juan Velázquez, se evidencia responsabilidades que recaen tanto en el Jefe de Servicios Generales como en la directora del hospital, Doris Zelada Chavarry.

“Nuevamente reitero que no es un acto propio de mi función, sino más bien el trámite es netamente administrativo, el cual se encuentra a cargo de la Dirección a través de la titular del Hospital Regional Docente de Cajamarca”.

Para algunos expertos en materia de Seguros, al no haber tenido activo el SOAT, la institución expuso a sus trabajadores; además, privó de cubrir el servicio de salud, y al solventar sus gastos en el hospital de Huacho, perjudicó su economía, y en el caso de haberse dado una perdida humana, no existiría indemnización; así mismo, indican que los gastos de reparación del vehículo, tendrían que ser asumidos en su totalidad por el hospital, entre otras acciones que van en contra de las arcas de esa institución, al margen de las denuncias civiles y penales que puedan entablar las víctimas.